Ante la presentación de medidas por la Secretaría del Trabajo Y Prevención Social (STPS) para el regreso a los centros de trabajo y garantizar la salud de la población, ahora fue en turno de la industria aérea.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (AITA, por sus siglas en inglés) dio a conocer una hoja de ruta con medidas de bioseguridad para prevenir contagios de COVID-19 en aeropuertos y vuelos ante la reapertura del tráfico aéreo.

Se contemplan tres categorías:

Antes del vuelo se propone a los gobiernos recabar información de salud de los pasajeros y realizar pruebas de COVID-19. A fin de reducir el contacto con las personas y eliminar las filas, el check-in será realizado mediante puntos de autoservicio, se rediseñarán las salas de abordaje, se reducirá el equipaje de mano, y se priorizará limpieza y desinfección de superficies de alto contacto.

En el aire todos los tripulantes deberán utilizar mascarillas y se evitará que los pasajeros hagan filas para usar el baño.

En la salida se implementará un monitoreo de temperatura, declaraciones sanitarias, se acelerará la entrega de equipajes, se realizarán procesos migratorios automatizados con tecnología biométrica y aplicaciones móviles.

Además, a las terminales sólo podrán ingresar las personas que vayan a viajar, salvo casos en los que el pasajero sea un menor de edad o persona con alguna discapacidad.

 

Te recomendamos: AEROLÍNEAS DEBERÁN COMPROBAR SU CAPACIDAD FINANCIERA PARA REANUDAR OPERACIONES

INDUSTRIA AÉREA BUSCA ESTÍMULOS PARA VOLVER A OPERAR; MÉXICO TUVO SU PEOR MES DE LA HISTORIA