¿Qué tal te caería acariciar una foca bebé robot? Investigadores de la Universidad de BenGurión, en Israel, han confirmado que acariciar focas bebés robot ayuda a mejorar el estado de ánimo de las personas.

Un estudio en el que personas acariciaron al robot PARO, un peluche color blanco y con la forma de una foca bebé que mueve la cabeza al contacto o cuando se le habla, reveló que se sintieron de mejor humor y se redujeron algunos dolores que iban de severos a leves.

Asimismo, se descubrió que las personas produjeron menos niveles de oxitocina o “la hormona del amor”, normalmente asociada al contacto con niños, parejas o madres, pero que también está relacionada a los altos niveles de estrés.

“Estos descubrimientos ofrecen nuevas estrategias para el manejo del dolor y para mejorar el bienestar” señaló la doctora Shelly Levy-Tzedek, del departamento de Terapia Corporal de la universidad.

¿Te gustaría poder acariciar a esta adorable foca?