En México solo dos estados permiten a la mujer abortar por voluntad propia, mientras que en otros es necesario presentar una “comprobación de los hechos” para justificar que es producto de una violación.