Greenpeace considera que podríamos restaurar la cantidad de abejas en el mundo si tan solo dejáramos de pisarlas y prohibiéramos los pesticidas.
¡No las mates!