José María Morelos.- A pesar de contar con una discapacidad motriz, Valdemar Tuyub Góngora, o mejor conocido como “El Chato“, es un joven que se empeña a salir adelante vendiendo por las calles de la ciudad diversos artículos con su triciclo.

Actualmente El Chato tiene la edad de 20 años, ha logrado culminar su tercer grado de secundaria en el CAM (Centro de Atención Múltiple) y es el cuarto hermano de seis en su familia.

De lunes a viernes, desde temprana hora se levanta dando gracias por un día más de vida, y buscando qué venderá con su triciclo, muchas veces vende chicharrones, jugos naturales, ciruela y en ocasiones incluso leña.

joven vende El Chato comenta que le gusta ganar un poco de dinero, pues le sirve para ayudar en su casa con algunos gastos, así mismo dice que le gusta ganarse la vida honradamente y no robando como mucha gente lo hace.

La mamá del joven, María Mercedes Góngora Góngora, se siente orgullosa de él. Explica que Chato es muy trabajador, por lo que cuando no le hacen su venta se molesta y se va a buscar leña para vender.

La señora Góngora también señaló que con lo que gana le sirve para su gastada, incluso para pagar un préstamo que tiene cada domingo, así como comprar más mercancía para su venta.

El Chato es prueba y ejemplo a seguir, pues cuando una persona quiere trabajar y superarse lo puede lograr, aun teniendo alguna discapacidad.