Hoy vamos a contarte el porqué no debes pagar por nadar con delfines.

Tus razones para “disfrutar” de esta experiencia pueden ser muchas, pero la verdad es que sea cual sea, no vale la pena. La realidad detrás de los trucos y los besos que los delfines dan a las personas que pagan por nadar con ellos está basada en maltratos, sufrimiento, hambre, dolor y enfermedades.

Capturas ilegales

Los delfines son capturados ilegalmente y vendidos a estos parques acuáticos que se encargan de entrenarlos por medio de castigos.

Los defines capturados que son menos atractivos son asesinados y venden su carne a los mercados, donde finalmente es aceptada por compradores que desconocen lo que están comprando.

Incompatibilidad entre grupos

Cada grupo de delfines tiene un sistema de comunicación única y al llegar a los delfinarios todos los ejemplares son colocados en un mismo estanque o alberca, lo que hace imposible su comunicación y origina enfrentamientos que terminan en graves heridas y hasta la muerte.

Calidad del agua y condiciones de las albercas

El cloro y los productos químicos que se utilizan en las albercas provocan daño en los ojos y la piel de los delfines.

Las albercas son muy pequeñas en comparación con lo que los animales necesitan para poder nadar libremente.

Delfines bebés

Durante la caza las crías que nacen en cautiverio son alejadas de sus madres. Esto es un grave problema dado que pierden su capacidad para comunicarse.

Ataques a humanos

Los delfines “trabajan” muchas horas al día, están condicionados a realizar trucos para poder comer. Este estrés y frustración hace que algunos ejemplares reaccionen de forma violenta en contra de las personas que nadan con ellos.

Ha habido casos de mordidas, golpes con la cola y personas arrastradas hacia la profundidad de las albercas.

Salud de los delfines

Aparte de las infecciones en ojos y piel por la calidad del agua, los delfines son medicados para tratar quemaduras de sol, úlceras, estrés, cáncer, mal estado de sus dientes y lesiones por el entorno, algo que en la naturaleza nunca llegan a presentar.

Además, al ser besados y estar en constante contacto con las personas que pagan por los nados son contagiados de herpes y hongos.

Muertes misteriosas y ocasionadas

Shock séptico, neumonía, infección por hongos, ahogamiento, asfixia, ataques cardiacos, estrés crónico, traumatismos e intoxicación son algunos de las causas de fallecimiento reportadas.

Lesiones por humanos

Al cargar a las personas los delfines se lastiman constantemente sus trompas y también muchas veces son pateados en ataques de miedo.

Los delfines siempre tienen cicatrices en sus cuerpos y cabezas.

Llegó el momento de reflexionar sobre el terrible daño que estos animales sufren. Nadie merece sufrir de esa forma, aprendamos a amar a los animales y dejémoslos ser libres.

La próxima vez que pienses ir a uno de estos parques, recuerda que tu diversión y experiencia es a costa del dolor y el encierro.

¡No apoyes a los delfinarios!

 

Te podría interesar:  UNA SOPA HA PUESTO EN PELIGRO AL TIBURÓN BLANCO