En la zona norte de Quintana Roo, de 350 constructoras que operaban, 75 ya abandonaron la entidad y se han perdido cerca de siete mil 500 empleos. Esta crisis, se ha derivado de las continuas extorsiones de bandas de delincuentes.

José Juan Chilón, ex presidente del Sindicato Independiente de Trabajadores y Empresarios Constructores (Sitec), señaló que los trabajadores de la construcción también son extorsionados y que 65 empresarios ya interpusieron denuncias y han identificado a ocho sospechosos. 

Por su parte, las autoridades afirman que el cobro de derecho de piso se comete principalmente en Isla Mujeres, aunque también es alarmante en Benito Juárez, Puerto Morelos y Solidaridad.