El diagnóstico es malo, Quintana Roo se enferma más y más de delincuencia organizada; lo peor es que se propaga rápidamente e invadimos otros Estados. ¿Los culpables? Un poco de todos.