Felipe Carrillo Puerto – Dos edificios construidos en Tihosuco durante la época colonial se encuentran propensos a colapsar debido a su antigüedad, representando una pérdida en el patrimonio histórico y hasta el momento, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), no ha tomado cartas en el asunto, señaló el alcalde de la localidad, Prof. Daniel Pech Tuz.

El líder de la población expreso que los habitantes de esa localidad y el sector cultural se encuentran sumamente preocupados debido a que por su antigüedad, dos edificios coloniales construidos aproximadamente en 1847 se encuentran cayéndose poco a poco y aparte representa peligro para niños que cruzan por la zona y que acuden a una escuela contigua a esa edificio.

Pech Tuz resaltó que estos edificios que datan de la lucha social maya conocida como “Guerra de Castas” habían sido utilizados en los últimos años como aulas de clase de la escuela preescolar “Jacinto Pat”, no obstante, se busca que el plantel sea reubicado o por lo menos se habilite un aula de clase temporal en el comedor comunitario o en las instalaciones de la casa ejidal en tanto autoridades atienden la infraestructura de los edificios.

Menciono que los edificios tiene más de 150 años de construidas y que el pasado 8 de marzo de 2019, la comunidad de Tihosuco fue inscrito por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y se convirtió en la sexagésima zona declarada así en el país y la primera en Quintana Roo.

En el nombramiento se detalla que el espacio que comprende esta zona es de 0.331 kilómetros cuadrados, en los que hay 31 edificios de distintas características arquitectónicas, que datan de los siglos XVII y XIX, dentro de las edificaciones que comprenden la catalogación destacan el Templo y Convento del Santo Niño Jesús, el Museo de la Guerra de Castas y la Biblioteca Pública.

Finalizo diciendo que en días pasados una brigada de Protección Civil ya ha verificado las condiciones de los edificios coloniales y han emitido una recomendación preventiva ante el riesgo que representa, sin embargo hasta el momento, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) no ha atendido el tema y que en un dado caso que se desplomen, se estarían perdiendo dos edificios de gran valor histórico para la alcaldía.