Greenpeace México ha observado que las decisiones del Presidente Andrés Manuel López Obrador en cuanto a política energética no contribuyen al combate del cambio climático, a pesar de que el mandatario ha expresado que ninguna actividad económica afectaría al medio ambiente.