El gobierno de la 4T, en la búsqueda de austeridad y el combate a la corrupción, desmotó la cadena de abasto de medicamentos e insumos terapéuticos del sector salud. El modelo se desarolló por décadas.

Hoy, el ahorro federal ha originado que los medicamentos sean transportados de forma deficiente por paqueterías y servicios de mudanza.

El nuevo modelo de abasto que ensaya el gobierno de la 4T

De acuerdo con una investigación realizada por Quinto Elemento Lab, el gobierno de la 4T, en su afán por derribar el modelo anterior, instruyó uno nuevo en el que salieron a relucir daños colaterales y deficiencias.

Entre ellos está el que los medicamentos sean transportados de forma deficiente por medio de paqueterías como Estafeta. Pero eso no es todo, algunos fármacos son transportados a través de servicios de mudanza, incluso se presenta una deficiencia en la llegada de los medicamentos para tratar a personas con COVID-19.

En otros casos, las recetas en los centros de salud no son surtidas por la falta de abasto.

En 2018, al inicio del gobierno de AMLO, este nuevo modelo dejó fuera a dos fases de la cadena de suministro: la Comisión Negociadora de Precios y la Compra Consolidada.

Después de su eliminación se creó la Unidad de Administración y Finanzas en cada dependencia, mismas que trabajan en coordinación con la Oficialía Mayor.

Te podría interesar: SEGUNDO INFORME DE GOBIERNO: AMLO DESTACA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

El funcionamiento del modelo anterior

De 2013 a 2018, la cadena de suministros de medicamentos e insumos terapéuticos contemplaba cuatro fases: Comisión Negociadora de Precios, compra consolidada federal, infraestructura de almacenamiento y distribución aportada por los distribuidores y fabricantes.

El modelo de suministro anterior al gobierno de la 4T realizaba una compra de 5 por ciento de medicamentos de patente y 95 por ciento genéricos.

El proceso de compra se realizaba con uno de antelación y durante el primer trimestre, las instituciones informaban sobre los medicamentos que se necesitarían.

Asimismo, entre los meses de abril y mayo se realizaban procesos de pedidos, adquisidores y mercadero. Para los meses de septiembre y octubre se lanzaban las licitaciones y a finales de año se firmaban los contratos.

No obstante, al entrar el gobierno actual efectuó un cierre de todo tipo de compras. En 2019, el sistema de salud pudo salir a flote, pero este año muchos distribuidores de medicamentos quedaron fuera de los contratos.

Amoxicilina, omeprazol y profonol son algunos de los medicamentos que hacen falta en los anaqueles y que no han sido surtidos.

¿Qué opinas?

Te podría interesar. ¿QUIÉNES SON LOS FUNCIONARIOS QUE HAN RENUNCIADO A LA 4T?