El ejido Álvaro Obregón Unidad Agrícola ha sido contaminado con lixiviados, cenizas, sosa cáustica y aguas residuales con diversos ácidos, a causa del ingenio San Rafael Pucté, que ha operado la producción de azúcar en la zona desde hace más de 40 años.

La fábrica ha generado cerros de cenizas de casi 10 metros de alto y ríos de desechos líquidos. Cerca de 30 hectáreas de uso agrícola y ganadero son las que han sufrido la contaminación.

Los responsables de la fábrica adquirieron el predio para tirar sus desechos, sin embargo el ex presidente del comisariado ejidal ha dicho que la adquisición fue de forma irregular y que la fábrica vierte sus residuos en tierras de uso común.

Los ejidatarios han manifestado su preocupación por la grave contaminación al subsuelo y el agua, pues el agua mezclada con diferentes químicos llega a contaminar considerablemente el subsuelo.