Tras casi un ciclo escolar estudiando a distancia, muchos han declarado el 2020 como un año perdido para la educación.

Aunque suene fuerte, muchos maestros y alumnos han padecido enormemente con los contenidos, obligando a muchos a desertar de la escuela.

Un año perdido para la educación

Con este tipo de acciones, se estima que los estudiantes que actualmente están inscritos enfrentarán una reducción de 10 billones en sus ingresos de por vida.

Antes de la pandemia, se estimaba que para 2030, más de la mitad de los alumnos del mundo no tendrían las habilidades para laborar en un mundo globalizado.

Ahora por el COVID-19, el escenario se ha vuelto aún más adverso, ya que no tienen las herramientas ni para continuar estudiando.

De acuerdo con el WEF muchos se han visto afectados por el cierre de escuelas y es posible que la gran mayoría nunca regresen a la educación.

En el caso de las zonas marginadas, uno de los grandes desafíos es hacer que la educación a distancia llegue. Y es que se han visto casos donde hasta cuatro niños tienen que depender de un solo celular para escuchar y ver las clases.

Esto sin considerar que muchos otros tienen acceso, pero no comprenden los contenidos que se presentan a través de sus pantallas.

Por eso, los sistemas educativos tienen que reinventar el aprendizaje y equipar a los estudiantes con las habilidades cognitivas, creativas y sociales

Te puede interesar: EDUCACIÓN EN MEXICO TENDRÁ UN RETROCESO HISTÓRICO POR PANDEMIA.

El efecto económico para las próximas generaciones

2020-ano-perdido-educacion

Como se mencionó, con las pérdidas de aprendizaje se estima que los estudiantes enfrentarán una reducción de 10 billones en los ingresos de por vida.

Por lo que es fundamental que los enfoques obsoletos de la educación no sirvan como una barrera más para los trabajadores y líderes del mañana.

Ante la falta de conocimiento académico, es necesario priorizar otro tipo de aprendizaje, como las experiencias lúdicas, creativas y atractivas.

Esto con el fin de ayudar a los niños a afrontar situaciones impredecibles y que cambian rápidamente, como lo que pasa en una pandemia.

De acuerdo a investigaciones, estas actividades ayudan a desarrollar estudiantes que pueden navegar mejor en este mundo complejo.

Por lo que muchos están aprovechando la oportunidad de modernizar sus sistemas al siglo XXI, reinventando el aprendizaje para que aprendan a ser productivos de por vida.

¿Crees que el modelo de México tenga que hacer cambios drásticos para adaptarse?

Te puede interesar: EDUCACIÓN A DISTANCIA: ¿CUÁLES SON LOS RETOS Y BENEFICIOS?