Sin duda el servicio al cliente en uno de los trabajos que requiere de, por lo menos, dos hígados de reserva.

Este artículo (por no decir carta suicida o condena) pretende ser un espacio para que los individuos inmersos en este mundo de amor-odio, en el que es muy fácil entrar e imposible salir, puedan desahogar sus penas, tristezas y tormentos; especialmente a los menos favorecidos en puentes y festivos, esos que no conocen los fines de semana… ¿ya adivinaron? exacto, nuestros amigos hoteleros.

A continuación leerás una mescolanza de quejas, sugerencias y una que otra anécdota para hacer más livianos los días de estos seres.

1. Al personal de limpieza ya no le asusta nada, ni encontrarse a uno que otro huésped en sin ropa…

2. Los clientes odiosos que se creen que por pagar tienes que servirles solo a ellos

3. Nunca has visto esa oportunidad de trabajo que te prometieron cuando te contrataron 

I Love Lucy GIF by HULU - Find & Share on GIPHY

4. La sonrisa eterna podrá formar parte en las habilidades que enlistarás en tu próximo currículum

5. Si trabajas en recepción, seguro cada vez que los huéspedes te preguntan a donde pueden te dejas ir como rezadora

6. Tus amigos o amigas de limpieza siempre andan de malas por cada recuerdito que les dejan

7. Ya conoces a todas las esposas del señor que llega cada semana a registrarse

Te mueres de las ganas de decirle “te están viendo a cara”, pero lo único que puedes hacer es sonreír.

8. Nunca faltan los clientes que tienes que llevar a su habitación, porque se ponen hasta los chanclas


9. Nunca faltan los huéspedes que no saben dónde dejan sus cosas e insinúan que les estás robando

10. Esperas tu día de descanso com agua de mayo

Y te dan ganas de no volver nunca, nunca más.

Amigos hoteleros, cuéntennos más, dejen aquí en este su buzón de quejas qué es lo que más les molesta o en dado caso úsenlo de confesionario: